noviembre 28, 2022

Expertos plantean la formación dual como el futuro de la educación superior

 Expertos plantean la formación dual como el futuro de la educación superior

Tanto en Chile como en el mundo, la pandemia cambió los paradigmas de enseñanza. En medio de este escenario vertiginoso la educación dual toma fuerza como una oportunidad de evolución y estrategia de desarrollo de talentos para los futuros profesionales. ¿Están preparadas nuestras instituciones para enfrentarlo? 

 

Durante los últimos dos años, las instituciones de educación superior han debido sortear importantes retos que las han desafiado a expandir sus modelos educativos tradicionales a nuevas formas que respondan a las necesidades de sus alumnos, a las exigencias del mundo laboral, la digitalización creciente de la economía y al contexto de una sociedad en continua transformación.

Es así, como la incorporación de herramientas tecnológicas resulta clave para replantear las prácticas de enseñanza y aprendizaje y para abrir camino a una educación más inclusiva que sobreviva a los tiempos actuales. Hoy podemos ver universidades más flexibles y adaptables; definiendo estrategias institucionales para subsistir y mantenerse vigentes; desarrollando modelos de negocio y operación sostenibles; e implementando metodologías de enseñanza a distancia.

Bryan Alexander, futurólogo estadounidense, investigador y profesor galardonado y reconocido internacionalmente, creador del “Observatorio El futuro de la educación superior”, plantea una serie de preguntas en relación a la aceleración de la digitalización de la educación a causa de la pandemia.

“¿Desaprenderán las universidades esas lecciones a medida que disminuya la pandemia y aumentemos la educación y el trabajo en persona? ¿Insistirán las instituciones en la modalidad presencial por defecto, o aprovecharemos nuestra capacidad de operaciones remotas y mixtas? ¿Nos acordaremos de cuidar al estudiante en su totalidad?”, fueron algunas de los planteamientos del experto en la Conferencia de Usuarios Ellucian de Latinoamérica y el Caribe (LAUC22) que se realizó por primera vez en nuestro país el pasado 4 y 5 de octubre.

Educación dual como un nuevo desafío

 

Mejorar la experiencia digital de los estudiantes –y de otras audiencias- combinando la inteligencia artificial con una renovación de la imagen digital y sus procesos, son parte de los nuevos desafíos a los que se enfrentan las instituciones de educación superior. “Una universidad puede adoptar tecnologías ampliamente utilizadas ahora para establecer vínculos más estrechos con los estudiantes, como dispositivos móviles (teléfonos, tabletas, relojes inteligentes, etc.). También es posible explorar tecnologías emergentes que tienen la posibilidad de volverse muy influyentes en el futuro, como la realidad aumentada, la realidad virtual, la realidad extendida o mixta, los robots y la inteligencia artificial”, comenta Alexander.

Pero la modernización e innovación tecnológica no es el único escenario de transformación. Las universidades han debido cuestionar y revalorar el propósito de la educación. En el informe “Trabajos del Futuro 2020” elaborado por el Foro Económico Mundial (The Future of Jobs Report 2020,  World Economic Forum) se reveló que para 2025, la proporción de habilidades básicas necesarias de un profesional cambiarán en un 40%, es decir, solo el 60% de sus conocimientos actuales le permitirán desempeñarse adecuadamente en el futuro.

 

“Las organizaciones no quieren contratar para educar, necesitan profesionales que aporten desde el primer día, que manejen competencias tales como trabajo en equipo, pensamiento crítico, capacidad de resolver problemas complejos, capacidades de escucha y análisis, etc.  La educación por competencias es vital en los modelos de formación actual”, explica Gustavo Piedrahíta, Director de Soluciones Estratégicas para Latinoamérica y el Caribe de Ellucian.

 

Es por ello que para muchos la educación dual, que combina el aprendizaje en una compañía y en una universidad, es la educación del futuro. Según los expertos, con este tipo de educación los estudiantes aprenden profesionalmente en varios niveles: Habilidades técnicas, cómo buscar en una base de datos, cómo usar una hoja de cálculo, cómo publicar en la web; habilidades humanas para el ámbito digital, cómo colaborar en línea, cómo buscar y evaluar información, cómo aprender en línea; y habilidades críticas, cómo el comportamiento humano puede cambiar en línea, cómo comprender los nuevos movimientos digitales. “Estos beneficios también ocurren en el ámbito personal, ya que gran parte de nuestra vida se desarrolla en línea. Mejorar nuestras habilidades técnicas, humanas y críticas nos permite lograr más personalmente”, plantea Bryan Alexander.

Karla Gutierrez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *