noviembre 26, 2022

Nosotros somos los niños y niñas que desaparecieron de Chile.

 Nosotros somos los niños y niñas que desaparecieron de Chile.

Fuimos sustraídos y vendidos. Crecimos lejos de nuestra patria natal, con otra cultura, idioma e historia. Y salimos de Chile con identidades falsas e historias inventadas. Y ahora hemos vuelto, somos ya adultos y estamos aquí para visualizar nuestra situación, sus consecuencias de las muchas irregularidades en nuestras adopciones, calificadas como adopciones ilegales.

Nosotros somos los niños que fueron robados, que fueron vendidos.  Un testimonio debería ser suficiente para entender que el crimen contra niños no debería prescribir, esta tragedia es sin fin, no se roban los hijos de otras personas.

Pero en Suecia somos 2200 niños y niñas, ahora adultos que hemos sido sustraídos, de los alrededor de 22 mil casos de niños que han dejado Chile de la misma manera irregular. El robo de niños fue sistematizado.

Las autoridades de alto nivel, tanto en Chile como en Suecia, han estado y están involucradas. Este crimen en Chile es considerado a nivel judicial y parlamentario, como crimen de Lesa humanidad. El paso siguiente es llevar a cabo las estrategias de reparación que han sido identificadas en las investigaciones, tales como:

  • Una disculpa pública y una comisión de verdad y reparación
  • La creación de un Banco de huellas genética estatal
  • El facilitar el acceso al archivo de documentos en las instancias involucradas, así como en juzgados, hospitales, registro civil
  • Que haya un trabajo más lo interactuado con la policía sueca
  • Que, como gobierno chileno, defiendan nuestros derechos como chilenos en Suecia y exijan una investigación judicial sobre las adopciones ilegales de niños chilenos a Suecia.
  • Que el gobierno Chileno promueva la restauración de nuestra identidad, nombre y raíces originales.
  • Donde los niños adoptados chilenos puedan adoptar la nacionalidad y calidad indígena -si fuere el caso- de sus padres de origen y puedan, en virtud de las normas constitucionales y legales, heredar dicha condición a sus hijos.

Éramos los hijos del silencio pero ahora estamos aquí para romperlo, ¡No más silencio!

Editor Diario Santiago

https://eldiariosantiago.cl

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *